Mucho «City» para un duro Copenhague (1-3) | VIDEO-RESUMEN + GOLES

Demostró el Copenhague ser un hueso duro de roer, mas la superioridad del Manchester City quedó por último reflejada en el marcador (1-3) y dejó los octavos prácticamente resueltos a no ser que haya un fracaso en el Etihad. El sorteo había indicado que al cuadro ‘sky blue’ le había tocado la ‘Cenicienta’, mas ya advirtió Pep Guardiola que eso no era así. Había probado el conjunto danés en fase de conjuntos, dejando fuera a Manchester United y Galatasaray, su alto nivel competitivo y lo volvió a dejar claro frente al City, que no es que no pudiese ganar por más por ir sobrado, más bien lo opuesto.
Tuvo el partido un comienzo ilusorio. De Bruyne, en su primer encuentro de la época de Champions League, puso por delante a los suyos tras percibir un buen pase al espacio de Foden y cruzando la pelota al palo contrario (10′). Un principios destructor, acompañado de un City que jugó a altas revoluciones con balón mas que se halló con un Copenhague con perfección preparado y extramotivado para atenuar el juego de su contrincante.
La primera cosa que tuvo claro Jacob Neestrup es que debía amordazar a Erling Haaland, al que no le dejaron prácticamente ni respirar en todo el duelo. Aun así, y con el incidente de la lesión de Jack Grealish, que fue reemplazado por Doku, el City era protagonista claro del partido y solo el palo, en un desvío de Vavro, impidió acrecentar el beneficio.

Apuntaba la situación que en cualquier instante cedería la resistencia danesa, mas esta se vio impulsada por un fallo de Ederson, que en ocasiones peca de ello. Tenía un pase simple el brasileiro mas no tuvo la precisión que demandaba la jugada, entregándosela a Elyounoussi y terminando esta en Mattsson, que se sacó un tremendo disparo para empatar (34′).

De la fábula de la Cenicienta a la película ‘Cinderella Man’, el Copenhague pasó a creérselo y cumplir con el plan de Neestrup, realizando contragolpes veloces y abundantes, mas que no llegaron a intranquilizar a Ederson dado los buenos repliegues de los de Guardiola, que inmediatamente antes del reposo, y tras un rebote agraciado, volvieron a coger ventaja con un preciso toque de Bernardo Silva (45′).

Alén de unos primeros minutos en los que el Copenhague deseó revolucionar el partido, siendo consciente de que sus opciones pasaban por intentar empatar pronto, el segundo tiempo fue dominado en lo absoluto por el Manchester City y, concretamente, por unos soberbios De Bruyne y Rodri. Mas al equipo le faltó algo: Haaland. Mérito de Vavro y de McKenna, que hicieron un partido para no olvidar contra el noruego. La primera de cabeza, que sacó el travesaño, y la segunda, ya en el descuento, con un paradón de Grabase en el codo con codo.

Peleó el City por matar la eliminatoria pese a esos condicionantes. Estuvo a puntito de no conseguirlo en buena medida por el buen papel del meta bajo palos, que estuvo a la altura de sus compañeros y sacó dos manos en especial buenas a De Bruyne y Doku.
Mas cuando alguien llama tanto a la puerta, al final se la abren. Y fue nuevamente medio gol de De Bruyne, que jugó con inteligencia cara atrás en una de las últimas jugadas para dejarle a placer el remate a Phil Foden (93′) y dejar la eliminatoria prácticamente resuelta frente a un meritorio Copenhague.

Deja un comentario